La manifestación de la conferencia mundial sobre el SIDA pide medicamentos más baratos y más financiación

In Buscar, Notícias por AHF

El Correo de Washington

Por David Brown, Katherine Shaver y Alyssa A. Botelho

el 22 de julio de 2012

El Primer Conferencia Internacional sobre el SIDA que se llevará a cabo en los Estados Unidos en más de dos décadas abrió el domingo con reiteradas afirmaciones de que el epidemia de 31 años se puede poner fin de manera realista con más dinero y atención, aplicada estratégicamente.

El dinero es necesario para poner medicamentos a millones más de los 34 millones de personas infectadas por el VIH en el mundo, con especial atención a los que corren mayor riesgo de contraer y transmitir el virus: hombres homosexuales, drogadictos y pobres.

El mensaje fue el mismo, dentro y fuera del Centro de Convenciones Walter E. Washington, donde se reunirán 25,000 asistentes a la conferencia hasta el viernes.

“Esta oportunidad se evaporará si no actuamos”, dijo Michel Sidibe, jefe de la agencia ONUSIDA de las Naciones Unidas, en la ceremonia inaugural de la conferencia el domingo por la noche. “Esta oportunidad se nos escapará de las manos y la historia nunca nos lo perdonará”.

“¡Activistas del SIDA, se han vuelto perezosos!” Michael Weinstein, presidente de la organización con sede en Los Ángeles AIDS Healthcare Foundation, dijo a una multitud al pie del Monumento a Washington más temprano ese día.

“El mundo depende de ti. No puedes descansar hasta que el SIDA esté bajo control. Las personas que viven con el VIH son la conciencia del mundo”, dijo. "¡Tu voz debe ser más fuerte!"

El mundo ahora gasta alrededor de $ 17 mil millones al año en la prevención y el tratamiento del SIDA en el mundo en desarrollo. Alrededor de 8 millones de personas ahora están tomando medicamentos antirretrovirales que prolongan la vida, la mayoría comenzó en los últimos años. La meta es tener 15 millones en terapia para 2015, lo que requerirá $7 mil millones más por año.

Investigaciones recientes han demostrado que las personas que reciben tratamiento casi nunca infectan a nadie más, un hecho que ha llevado al llamado al “tratamiento como prevención”.

“Sería un fracaso extraordinario. . . si las restricciones financieras truncaron nuestra capacidad para comenzar a acabar con el sida, justo cuando la ciencia nos ha demostrado que este objetivo es alcanzable”, dijo Diane V. Havlir, médica especializada en sida de la Universidad de California en San Francisco y copresidenta del 19. Conferencia Internacional sobre el SIDA.

Como en todas estas reuniones, la ceremonia de apertura contó con una mezcla ecléctica de oradores, incluido el alcalde de DC, Vincent C. Gray, y una mujer seropositiva de Zimbabue de 24 años. No estuvo presente el presidente Obama. Kathleen Sebelius, secretaria de salud y servicios humanos, representó a la administración.

Anunció cuatro asociaciones público-privadas para mejorar el acceso a la atención del VIH en los Estados Unidos y especialmente para evitar que las personas abandonen la atención. Solo el 28 por ciento de los estadounidenses con la infección ahora reciben un tratamiento óptimo.

La mujer de Zimbabue, Annah Sango, habló por las mujeres, que son la mayoría de los casos nuevos en África, y por las personas en países donde el estigma frena un ataque total a la epidemia.

Les dijo a los oyentes en el enorme y oscuro salón que estaba en transición a la edad adulta y que “le gustaría hacerlo en un espacio seguro que me permita acceder y ejercer todos mis derechos, un espacio seguro que me permita ser lo mejor que pueda. estar en la vida. ¿Cómo has sido responsable de crear ese espacio para mí y para todos los demás?

En el reunir en el Mall por la tarde, cientos de activistas del VIH/SIDA y personas que viven con el virus pidieron medicamentos antirretrovirales más baratos, ayuda para personas de bajos ingresos en listas de espera para medicamentos subsidiados y más dinero para el alivio internacional del SIDA.

Con una camiseta que decía “VIH positivo”, Rick Kennedy escuchó a los líderes de la manifestación mientras él y un amigo sostenían una bandera canadiense bajo el bochornoso calor. Kennedy dijo que estaba agradecido de que a él y a otras personas con VIH se les haya permitido ingresar legalmente a los Estados Unidos después de que la administración de Obama levantó la prohibición estadounidense de que las personas seropositivas conocidas ingresaran al país.

“El SIDA aún no ha terminado; todavía no hay cura”, dijo Kennedy, de 58 años, director ejecutivo de Ontario AIDS Network. “Somos personas, no peces. No puedes simplemente medicarnos y liberarnos. Todavía tenemos que trabajar duro para conectar a las personas con el tratamiento y la atención y mantenerlos allí”.

Kennedy dijo que asistirá a la conferencia esta semana. Cuando se le preguntó qué pensaba de Weinstein al referirse a los activistas del VIH/SIDA como "perezosos", Kennedy dijo: "Ha habido cierta autocomplacencia. Han sido 30 años de lucha para muchos de nosotros. Necesitamos renovarnos. Esa es una de las cosas que hace una conferencia global”.

Justo antes de las ceremonias de apertura, unas dos docenas de personas, acompañadas por los toques de una vuvuzela, marcharon al frente de la sala en protesta por las leyes de inmigración de Estados Unidos que prohíben la entrada a los autoproclamados drogadictos y prostitutas.

Muchos estaban muy tatuados, algunos usaban coronas de plástico verde de la Estatua de la Libertad y algunos llevaban paraguas rojos adornados con el lema "Solo los derechos pueden detener los errores".
Durante varios minutos corearon: “Nada sobre nosotros sin nosotros”. Un miembro de la audiencia se puso de pie y preguntó: “¿Cómo se puede tener una conferencia legítima cuando algunas de las poblaciones más afectadas no pueden asistir?”.

El grupo siguió las reglas para las protestas en las conferencias internacionales sobre el SIDA: brevedad y falta de violencia. Algunos en el pasado no se han portado tan bien. En varias conferencias, oradores y organizadores fueron salpicados con sangre falsa.

El entonces secretario de Salud y Servicios Humanos, Tommy Thompson, soportó continuos bocinazos y gritos de "¡Vergüenza, vergüenza!" en la conferencia de 2002 en Barcelona.
La ausencia de Obama es el otro punto temprano de controversia.

Una portavoz de la Casa Blanca dijo: “El calendario del presidente le impedirá abrir la conferencia”. Señaló que muchos jefes de estado no han aparecido en conferencias anteriores.

Cuando se le preguntó en la rueda de prensa si no estaba contenta con la decisión del presidente, el copresidente de la conferencia, Havlir, dijo diplomáticamente: “Estamos muy, muy orgullosos de lo que la administración Obama ha hecho por la respuesta al sida. Estamos decepcionados de no tener la oportunidad de decírselo directamente”.

La representante Barbara Lee (D-Calif.) salió en defensa del presidente. “Él no solo habla por hablar, sino que camina por el camino”, dijo Lee, quien asistió a su primera conferencia sobre el SIDA, en Durban, Sudáfrica, en 2000, dos años después de haber sido elegida. “Sabemos que este presidente de los Estados Unidos lo entiende”.

Los organizadores de la manifestación de la AIDS Healthcare Foundation pidieron a las compañías farmacéuticas que reduzcan los precios de los medicamentos en todo el mundo y que Estados Unidos y otros países ricos inviertan más dinero en la lucha mundial contra el virus.

Whitney Engeran-Cordova, directora de salud pública de la fundación, dijo que el gobierno federal necesita reforzar los fondos para el Programa de Asistencia de Medicamentos contra el SIDA que brinda medicamentos a personas de bajos ingresos. El programa ahora tiene más de 2,000 pacientes en listas de espera en todo el país, dijo.

“La fórmula para el control del SIDA es que si todas las personas que viven con el VIH y que no lo saben reciben tratamiento, entonces la cantidad de virus que se puede transmitir comenzará a disminuir”, dijo Engeran-Cordova antes de la manifestación. “Pero, ¿cómo se supone que vamos a hacer eso cuando. . . ¿Ni siquiera podemos tratar a las personas que saben [que tienen VIH o SIDA] ahora?”

Varios activistas mencionaron la necesidad de frenar el virus en grupos demográficos particulares donde se está propagando más rápidamente, incluso entre latinos, afroamericanos y mujeres. Los estados del sur también están viendo más casos, dijo Engeran-Cordova.

“Tenemos todas las herramientas para detener el VIH si hacemos que todos se hagan la prueba y reciban tratamiento”, dijo Jesse Brooks, un activista de Oakland, California, quien dijo que ha vivido con sida desde 1993. “Nadie aquí, especialmente en los Estados Unidos , debería estar en una lista de espera para medicamentos que salvan vidas”.

Shannon Gooden, de 32 años, de Dallas, dijo que le preocupaba que las personas más afectadas por el VIH/SIDA no pudieran asistir a la conferencia o manifestación.

“Esta es una especie de situación de sermonear al coro aquí”, dijo Gooden. “Las personas que necesitan estar aquí, las personas que no se hacen la prueba, las personas que necesitan recursos, no están aquí”.

Tradicionalmente, la Conferencia Internacional sobre el SIDA dedica un espacio para el activismo comunitario llamado Aldea Global que está abierto al público de forma gratuita. La Aldea Global de este año, en el nivel inferior del centro de convenciones, cubre más de 170,000 pies cuadrados. Allí, grupos de activistas locales e internacionales ocuparán puestos de redes, organizarán talleres y proyecciones de películas, y promoverán exhibiciones de arte durante todo el viernes. The Village también incluye un pabellón juvenil para actividades dirigidas por jóvenes y un escenario principal para presentaciones en vivo de música, teatro y danza.

Las transmisiones web en vivo de las sesiones de apertura y clausura de la conferencia, así como una selección de otras reuniones de alto perfil, se transmitirán en Global Village y en el sitio web de Kaiser Family Foundation en kff.org/aids2012.

AIDS 2012: la marcha “Keep the Promise” atrae a más de 2,000
Marcha en DC llama la atención sobre el VIH y el SIDA antes de la conferencia internacional sobre la enfermedad